jueves, 21 de enero de 2010

Manifiesto (encubierto)

Bueno, está bien: me gustás un poco (toda, no hay ni una parte que no). Más que nada (pero todo el tiempo) cuando me mirás y me decís algo (lo que sea, y cuando te quedas callada también). A veces (absolutamente siempre), tengo ganas de decirte (de decirte de besarte de tenerte de tocarte de cerrarte los párpados con besos y verte dormir). Pero, por ahora (hasta que me digas), sólo te hablo, que es mi forma de acariciarte (metafóricamente, porque en serio no me animo):

Hola.

3 comentarios:

  1. Un poquito contradictoria la declaracion!

    Besos!

    D

    ResponderEliminar
  2. ¡Gracias, Luis!

    Lo escribí yo, pero no es mío, es de ella... ¡No se lo digas a nadie!

    :)

    ResponderEliminar

Decimeló, decimeló... Esperá que me siento. Ahora sí: decimeló.