martes, 16 de marzo de 2010

Ficción de PD

Y capaz pasaron ocho años, ¿viste?, o no sé, mucho, mucho tiempo, y estoy caminando por Ciudad de la Paz y salís de una librería con un libro de Macedonio Fernández, primera edición, qué sé yo, andá a saber, ni idea, y te veo y me doy cuenta un segundo después, porque te cortaste el pelo o algo te hiciste, de atrás no te habría reconocido, y estás tan distinta, todo en vos, ese caminar haciendo que el mundo se encoja un poco, pero puedo encontrarte en cualquier esquina de cualquier mundo y saber que sos vos, te reconocería con los ojos cerrados porque te siento más que verte, y claramente sos vos, seguro, y nos miramos como desconocidas, pero no somos, somos vos y yo, todavía, como si nada o como si todo, me entendés, como si me hubieras dicho 'yo también' en lugar de buscar la respuesta que no está entre los pastitos, y es un momento, eh, fugaz, pero entonces estar segura de que me entendiste, de que en esa décima de segundo en que se cruzaron nuestras miradas cuando el semáforo cambiaba y yo ponía primera, supiste que no te dejé de amar ni un segundo, ningún día, que para siempre en serio.

Qué sé yo: supongamos.

2 comentarios:

  1. Conmigo va a aprender muchas cosas ...etequé
    (leasé con voz de tanguero milonguero saunero partuzero ropaviejero [?])

    ResponderEliminar

Decimeló, decimeló... Esperá que me siento. Ahora sí: decimeló.