domingo, 29 de agosto de 2010

lado a

uno:
Escribir, con las manos.
Acariciarte, con la mente.

dos:
Cigarrillos, abecedario y silencio:
acá no juzgamos las maneras de amar(te).

tres:
Preguntarme
en dónde esconderás tus sueños.
Responderme
con tus ojos con velas al fondo
y nada más.

en fin:
Seguir escribiéndote (inevitable)
pero sólo con la barra espaciadora.

10 comentarios:

  1. el alter ego de mabel será su parte dulce? porque esa cuchillada es de azúcar :)

    ResponderEliminar
  2. La temática de tu blog es nuevo para mi y es atrayente.

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Sabes que tus escritos tienen esa frescura necesaria por quedarse en tu espacio.. Tu poesía llena el del que la lee..

    Un gusto leerte.

    Un abrazo
    Saludos fraternos..

    Que la semana sea de las mejores, son mis mejores deseos..

    ResponderEliminar
  4. ¿Tanto silencio porque sobran las palabras?

    ResponderEliminar
  5. Ahora que te sentás te diré que por lo menos a mí se me da fatal interpretar los espacios, el silencio; a mi modo de ver va mejor todo con palabras; aunque no sea verdad, pero tranquiliza; igual eso es lo que son las palabras: un placebo; funciona sólo si crees, si te interesa creer.

    En alemán leí.. jajaja parece que lo digo para presumir jajajaa que tb jajaja... leí: "perdonamos cuando nos merece la pena"

    bsos

    ResponderEliminar
  6. puede ser que como dijo alguien que sabe mucho más que yo que escribirle a alguien es la única forma de esperarlo sin hacerse daño.

    ResponderEliminar
  7. uy! si, es verdad. Es por esto?
    por qué será que tenemos tanto para callar y tanto que querer decir pero hay algo que no... que no nos deja...no?
    ufa!
    yo se cual es mí algo y no me gusta saberlo.
    Espero que vos puedas ignorarlo.
    besos besos

    ResponderEliminar

Decimeló, decimeló... Esperá que me siento. Ahora sí: decimeló.