domingo, 14 de febrero de 2010

Intuición vs. Pensamiento

A veces me pasa que empiezo una oración con una convicción inobjetable y a la mitad del asunto, me doy cuenta de que no tanto. Por ejemplo, cuando pienso en vos:

Tengo la certeza absoluta e inequívoca de que seguramente es altamente probable que quizás exista la posibilidad cierta o al menos razonable de que tal vez potencialmente con un poco de optimismo podría ser que a lo mejor aunque en realidad tenga mis dudas de que difícilmente ni a duras penas pero ni remotamente resulta absolutamente imposible que.

Y cuando me pasa esto, no sé si es Mabel metiendo mano o simple raciocinio (pero feliz San Valentín).

3 comentarios:

  1. muy bueno me mori de la risa! me pongo a leer el resto es casi adictivo!

    ResponderEliminar
  2. ay los caminos de la mente... ay Mabel Mabel...

    ResponderEliminar

Decimeló, decimeló... Esperá que me siento. Ahora sí: decimeló.