viernes, 20 de agosto de 2010

Habías una vez vos

¿Sabés? Cuando tengamos un hijo, le voy a contar esta historia: la Historia de Cómo me Enamoré de Vos.

"Había una vez un demonio, y el cuento ya empieza con promesa de quilombo. Porque para algunos será una historia de amor, para otros una denuncia y para otros una mitología absurda, pero de lo que no hay duda es que desde el principio perfiló para quilombo. En efecto, había una vez también yo, y se confirma que todo va a volar por los aires, así que podemos prometernos un trayecto entretenido de acá al apocalipsis.
No te asustes, pero el cuento empieza con que yo me avivo de que es tu madre la que se convirtió en el demonio. No hay de qué avergonzarse, es una condición como cualquier otra, e incluso más discreta, porque resultó ser uno de esos demonios de perfil bajo, que tienen cuernos y garras invisibles para mimetizarse (engendros de la evolución), que huelen un poco a mujer, un poco a perfume y un poco a cigarrillo (olor a demonio: Dios me libre). No es ése el problema. El problema es que se convirtió en un demonio de esos que te arrastran al inframundo si te les animás de frente y no es difícil adivinar quién ahí nomás ya estaba juntando millas para cambiarlas por un pasaje en primera para abajo, sin escalas. Así que allá fui yo a mirarla de frente y dejarme arrastrar por su sonrisa adonde ella quisiera, me daba lo mismo, porque en el momento en que te mira te empieza a dar lo mismo todo lo demás, y ni te acordás de qué planeta sos con esas caricias que te van entrando y oiga, respete el límite de la piel, no se meta tan en el alma que duele desear tanto.
En fin, que me distraigo un segundo y ¡zas!, se ha cometido la demoniada, ya no sé en qué me convirtió, no me reconozco, de repente ando preguntando al que pase: "Disculpe, ¿usted ha visto lo que perdí? Iba acá, en este lugarcito del pecho donde ahora no hay nada". No, nadie lo vio: la gente no entiende de corazones metafóricos.
Por eso decía: la historia empieza con que ella se lleva mi corazón (porque es de esa clase de demonios) y no hay agua bendita que valga. Porque, hijo mío, los demonios no existen, pero que los hay, los hay".

15 comentarios:

  1. TERRRRRRRRRRRRRRRNURA!
    nananana...
    sorprendes, soreta...eso haces vos.
    te robé una frase.

    ResponderEliminar
  2. Fuera, demonio! fuera. Te tienen que exorcizar.

    ResponderEliminar
  3. Estas cosa son estupendas. Las otras, ¡más!

    ResponderEliminar
  4. existen los demonios...y algunas veces, se te aparecen disfrazados de BRUJASSSS!!!
    kissessss

    ResponderEliminar
  5. excelente, queremos a continuación :) :)
    Los demonios osn así ;)

    ResponderEliminar
  6. No debe ser legal esto de escribir así tan lindo. Pará la motito flaca...

    ResponderEliminar
  7. Bueno, pero si existen los demonios, entonces también los angelitos.
    Cuestión de buscar por cielo y tierra.

    ResponderEliminar
  8. Pero los pedazos están desde que comenzó el blog.

    Sarna con gusto no pica, la mayoría lo pidió

    Ahora absenganse porque crearon un monstruo xD

    ResponderEliminar
  9. Son demonios disfrazados de ángeles!!
    Y sí existen por doquier esos demonios malditos!

    ResponderEliminar
  10. Y así y todo no deja de ser tierna
    Qué grosa esta Mabel!

    ResponderEliminar
  11. Hey Mabel... si la carita emoticona te parece media deforme no sabes lo que te espera si te hago YO la cara!!
    jajajaja

    ResponderEliminar
  12. Sos, irrefutablemente 'una genia'. Abrazo

    ResponderEliminar

Decimeló, decimeló... Esperá que me siento. Ahora sí: decimeló.